En las últimas conversaciones que tuve con Cristóbal e Iris, para fijar el día de su preboda, me propusieron ir a una estación abandonada. Automáticamente mi respuesta fue: sí, perfecto!!!

He querido empezar el texto de este post, con el párrafo anterior, porque como siempre os digo, me encantan los nuevos retos, que me enseñéis sitios nuevos. Sinceramente tengo que decir que estoy super encantado, ya que cada pareja se va superando y me va llevando a lugares increíbles.

El día amaneció lloviendo, y estuvimos hablando por la mañana para ver si íbamos o no íbamos, pero al final nos arriesgamos y sinceramente me alegro mucho de haberlo hecho.

Esta pareja de tres, es increíble. Sus primera palabras fueron: nos da mucha vergüenza!. Menos mal, porque lo pasamos genial y, lo más importante, no dejaron de sonreír en ningún momento. Me encanta como se miran, como se ríen y sobre todo me encantan porque tienen un complemento perfecto: Lula (menos mal que no le gustan las cámaras).

Fue una preboda que se me pasó volando (creo que eso es señal de que lo pasamos bien) y que ha conseguido que tenga más ganas aún de que llegue su gran día.

Cristóbal, Iris, Lula, mil gracias!!!!